jueves, 20 de noviembre de 2014

PARTO







Sus manos temblaban, sentía fuertes dolores de parto mas no los reconoció.
Sólo sabía lamentarse por su esterilidad, lloraba su vientre árido, sus manos sudaban y no se animaba a tomar el lápiz pues no quería plasmar en el papel tanta amargura, pero los dolores del parto eran evidentes, mas no los reconoció.
Sudaba la mujer de tal manera que su cuerpo temblaba, tenía ligeros espasmos en su vientre que con el lento avanzar del reloj se hacían sobrehumanos.
Siempre quiso saber como se sentía acunar al hijo en el vientre, verle crecer, verlo ser, pero le estaba vedado, las arenas del desierto le poblaban el vientre, y desde hace años la soledad era su única compañera. Las flores del jardín se alejaban de sus manos, no las podía acariciar, ni sentir su dulce aroma por la mañana, ni regar con fresca agua por las noches….y más dolía.
Aquella noche su dolor pudo mas, sus manos temblaron mientras su cuerpo sudoroso se impregnaba del resplandor de la luna llena que la observaba muda desde el cielo, con miles de estrellas por testigos.
Empezó su trabajo de parto que, aunque doloroso le dio cierta tranquilidad inesperada.
Tomó el lápiz y apoyo su mano sobre el inmaculado papel, que parecía haber esperado toda una eternidad.
Respiró profundo y pujó, mientras las líneas aparecían como mágicos pétalos de rosas que dibujaban traviesas las palabras que fluían desde el dolor de ese parto.
Su dolor entonces se transformó en poesía. De pronto el desierto fue cubierto por un lago fresco y cristalino, brotaron enredaderas floridas que adornaron los senderos que otrora fueran áridos, grandes árboles dieron la mas fresca de las sombras, mientras el sol ya aparecía y burlón le guiñaba un ojo.
Puso todo su amor en aquel último pujo.
La mujer se transformó en poeta, fue al fin madre, dio a luz aquella madrugada, el más bello poema de amor.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

CHILE Y MEXICO EN UN FRATERNO ABRAZO POÉTICO CULTURAL


Un encuentro mágico de las culturas Nahualtl, Huilliche y Selk´Nam