miércoles, 10 de septiembre de 2014

LA ENAMORADA Y EL MAR





Ausente en si misma
recordaba una historia de amor,
entre la nada y la brisa, solo el mar escuchó
y mientras sus venas sangrantes
levantaban castillos de arena ,
Su dolor de espuma negra impregnó,
lágrimas vació en silencio y miró buscando
en el ocaso la compañía de delfines que no danzaron,
atrapados en redes infinitas que el ocaso arrastró,
y Entre nubes de humo y rayos ensombrecidos
de oro negro, avaricia y desolación sucumbió.
Las estrellas profundas no se reflejan en las del cielo,
Y desde él , no se vislumbran desfiles escamados,
de vivos colores, ni saltos juguetones, ni sirenas fantasiosas.
Ejércitos de tritones lloran asustados
en un fondo fangoso de caracolas desiertas.
Mientras la espuma negra llega a sus pies
queriéndola consolar, pero de llanto en llanto
y de pena en pena se fueron acompañando
en aquel ocaso opaco y frío,
una enamorada solitaria y el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario