viernes, 17 de febrero de 2012

LABERINTOS


Y me llegan oleadas de ti,
de tu aroma,
Y mi cuerpo vuelve a bailar
entre cuerdas afinadas.
El respirar de las zampoñas
se confunde con mis suspiros
Y tu vuelves a estar
allá, en la línea del horizonte
jugueteando entre nubes,
saltando de estrella en estrella.
Suspirando lejos,
suspirando por mi.
¿Qué cruel laberinto
nos envuelve entre cuerdas
que afinan y desafinan,
riendo y llorando?
El horizonte absorbe
suspiros que de mi garganta
simplemente no pueden salir,
Y sigo coqueta entre cuerdas que cantan
la historia de un amor
que se niega a
encontrar su propio fin.