martes, 17 de enero de 2012

LA FLOR


En sus rojos pétalos
esconde secretos innombrables,
caen uno a uno.
Sin el agua purificadora de sus besos
se marchita esperando.
Bajo un sol de soledad
la flor aterciopelada ya no está,
su vida decae

Mustia absorbe el rocío
luchando contra una muerte inminente,
sus raíces se aferran
a la madre en busca de humedad,
sus pétalos caen uno a uno.
Llevan grabado un nombre
que en silencio se pierde
y la nada lo consume.
El rojo, ya no es rojo

1 comentario:

  1. Los tulipanes me encantan y me sugieren calma,paz e incluso erguimiento.
    Pero en tu poema son las flores para una crónica de muerte rodeada de negrura.
    Y son el punto de luz de esa oscuridad.
    Besos

    ResponderEliminar