jueves, 24 de noviembre de 2011

RENUNCIO




Renuncio a bajar la Mirada cuando hablas,
renuncio a temer tu llegada
a temblar cuando te acercas,
renuncio a tu mano alzada
prepotente y poderosa.
Renuncio.
Renuncio a amarte por temor, por obligación,
renuncio a tu violencia camuflada
a tu sonrisa irónica,
a tus besos culpables.
Renuncio a ser débil
sometida y mantenida.
Renuncio.
Renuncio a vivir oculta
cobijando mis sueños
entre las paredes de la cocina.
Renuncio a ver cada día
el temor en la mirada de mis hijos.
Renuncio al cansancio
que me provoca tu intolerancia.
Renuncio

3 comentarios:

  1. Ojalá todas renunciasen y alzasen la cabeza y su grito en contra de esa intolerancia hecha crueldad y muerte.
    Magnífico poema.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Vamos amiga,todas juntas (y todos juntos) a luchar cada día contra esta violencia que mina las vidas, y que duele hasta lo más profundo.
    Por todas las mujeres violentadas en todo aspecto, por las que no saben o no pueden luchar, por las que aún callan en un silencio que les va matando cada día.
    Por la poca eficiencia de la justicia y la prevención.

    Efectivo y poderoso poema,Nancy.

    ABRAZOS MILES.

    ResponderEliminar
  3. Estupendo manifiesto de renuncia a todas las humillaciones que suelen enfrentar muchas de nuestras mujeres. Algo así habría que leer o recitar todos los días para no olvidar tan fácil y no volver a "pisar el palito".

    Si decimos BASTA con la fuerza que lo escribes, esto tiene que cambiar!

    ResponderEliminar