viernes, 19 de noviembre de 2010

HOMBRE


Mi casa
mi hogar
mi sendero.
Sembrador de campo fértil,
luchador de batallas memorables,
defensor de causas innombrables.
Mi hombre

Mi cuerpo,
mi calor,
mi razón.

Hacedor de sueños eternos,
escudo frente al agresor,
refugio soleado y sereno,
mi hombre.
Mi nido
mi goce,
mi camino.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

SELK-NAM



Desde el lodazal sombrío
de los escombros de tu civilización.
Desde los restos de las ilusiones y desencantos.
Desde allí fluye la vida, nace el amor.
Brote tímido que asoma curioso
para ver la luz del cielo.
La tierra se estira, respira
se levanta y promete un nuevo día.
Recuerda a sus hijos caídos,
sur que llora la devastación,
aniquilados, vendidos, expuestos y
devueltos como piezas de museo,
mientras la inocencia sigue siendo la bandera
Selk-nam que vaga por la eternidad.
El hijo de la tierra nunca supo
que el visitante era el enemigo.
Entre los ecos de toda una población que llora
las fogatas que ya no alumbran la noche austral,
entre olas que surcan mares
buscando al pescador que ya no esta
y que recorre llanuras que no son cubiertas
por cazadores de lanzas y cueros,
la tierra los recuerda, los llora
Y entre gimoteos levanta la esperanza
de la memoria que los inmortaliza.
La tierra los acuna y a través de los años
los mantiene vivos en cada amanecer,
en cada canal que bordea la tierra,
en cada isla, islote y continente.
La tierra promete tenerlos
en sus entrañas y recibe el nuevo día
como promesa eterna de mantener
a sus hijos cubiertos y seguros
a resguardo del visitante traidor.